octubre 26, 2021

Truco para ahorrar en la compra semanal

El mejor truco para ahorrar en la lista de la compra es no ir a comprar, y aunque esto parezca imposible, te voy a enseñar cómo hacerlo sin morir de hambre.

El problema con la lista de la compra es que generalmente compramos más de lo que verdaderamente necesitamos, y que no nos organizamos correctamente.

Además de ir a supermercados que están estratégicamente pensados para hacernos gastar más. No son el enemigo, ellos miran por su interés, como nosotros tenemos que mirar por el nuestro.

Truco para ahorrar: crea un menú semanal

Al igual que pasa con el dinero, el tiempo y muchas otras cosas, la organización es crucial a la hora de intentar ahorrar con la lista de la compra.

Por eso, lo mejor es elaborar un menú de todas las comidas que se hacen en casa.

Si, por ejemplo, se hacen 5 comidas, porque se incluye merienda o tentempié a media mañana, debemos incluirlo también, de esta forma evitaremos llegar con hambre a esa comida y no caeremos en la tentación de comprar cualquier cosa si estamos fuera de casa, o hacer la compra con productos que sean de consumo rápido, lo que encarece mucho el ticket.

Para evitar enfrentarnos a una hoja en blanco, podemos ir haciendo una lista de aquellas comidas que cumplan determinadas características para ser aptas para un menú (desde el punto de vista económico). Estas características son:

  • Basadas en alimentos básicos (veremos luego a qué me refiero con esto)
  • Poco elaboradas
  • Pocos ingredientes para su elaboración

De esta forma conseguiremos un listado de platos básicos sin necesidad de volver al supermercado a comprar más.

Y es que ese es un problema grande, cuanto más vayamos a comprar, más fácil es gastar dinero. Pero lo veremos más abajo en profundidad.

Truco para ahorrar: Tener un stock de productos básicos

Antes de nada, vamos a definir productos básicos. Para mí, siguen las siguientes características:

  • Puedes cocinar con ellos varios platos
  • No se caducan fácilmente
  • Son baratos y se encuentran en cualquier supermercado
  • Se usan para elaborar otros alimentos, o pueden usarse como alimento en sí

Vamos a ver algunos ejemplos: el arroz, la pasta, los huevos, las patatas, la leche, la harina, legumbres, ajo, cebolla, etc…

Se trata de alimentos que dan mucho juego. Y para entender mejor la definición, vamos a verlo con otro ejemplo: ¿qué podrías cocinar con una cajita de azafrán?, bueno sí, podrías hacer un arroz, quizá algo de carne, y deja de contar.

En cambio, con un alimento básico, tienes infinidad de opciones, ya que en función de con qué lo combines, puedes obtener un plato u otro, incluso servir para una ocasión u otra.

¡Además! te pueden servir para comerlos por sí solos, por lo que necesitamos un buen aprovisionamiento de estos productos en nuestra despensa.

Voy con el último ejemplo para que quede claro: entre comprar hummus hecho y comprar garbanzos, si nuestro objetivo es ahorrar en la lista de la compra, deberemos comprar los garbanzos y hacer nosotros el hummus en casa. No sólo será más barato, sino que con la misma cantidad tendremos para muchas más ocasiones, o para otro tipo de platos.

Sólo comprar si es estrictamente necesario

Bien, en ocasiones lo que ocurre es que la falta de organización hace que tengamos que salir más veces a comprar.

Otras veces no es la falta de organización, sino la sensación de “no hay comida en casa”. Esto ocurre cuando tendemos a comer siempre lo mismo porque es rápido y accesible. Para evitarlo, tiraremos de productos básicos y en el momento de cocinar, haremos muchas más cantidades que congelaremos o refrigeraremos, de forma que tengamos a mano siempre comida rápida y sana.

Si quieres un buen truco para ahorrar, debes ir una única vez a hacer la compra. Sólo una vez.

Y no sólo eso, sino que cuanto más pequeño y básico sea el supermercado, mucho mejor, porque menos opciones y menos tentaciones tendrás para gastar más.

Por ejemplo, supermercados grandes tipo Alcampo o Carrefour, pueden resultar cómodos porque encuentras de todo, pero si tu objetivo es ahorrar, no es el mejor sitio para ir. Tendrás la tentación de comprar más productos de los que necesitas, y su gran variedad de productos no básicos, harán que compres comida procesada en lugar de hacerla en casa.

Otros supermercados más pequeños, tipo Lidl o Mercadona, también pueden ser peligrosos, aunque no tengan tanta variedad.

En el caso de Lidl es por la sección de bazar, que traen cosas muy interesantes a buen precio y siempre tiendes a picar con algo.

En el caso de Mercadona, aunque no tengan bazar, sí tienen muchos productos procesados novedosos o que no se suelen encontrar en otro sitio, es por esto, que la compra en este tipo de supermercados siempre se encarece.

Alternativas para hacer la compra y ahorrar

A mí, la que más me gusta es la compra online, ya que vas a tiro hecho, y es más difícil picar con cosas que no necesitas, porque tienes menor exposición.

El mercado de toda la vida también es una buena opción, siempre y cuando encuentres todo lo que necesitas. El problema viene cuando lo combinas con otra opción más grande, como las que hemos comentado antes, ya que puedes gastar más de lo que necesitas.

Por aquí te dejo algunos vídeos con trucos para ahorrar:

Valora este contenido (me ayudarás a mejorar los próximos posts)

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>