agosto 3, 2021

Cómo ahorrar dinero en comida (hasta un 50%)

Quizá te estés planteando cómo ahorrar dinero en comida, pero te falte un método. Eso es justamente lo que vamos a ver en este artículo, así que, sigue leyendo 😉

Pasos para ahorrar dinero en tu compra semanal

A continuación, te muestro los 5 pasos que yo misma sigo para ahorrar en la compra semanal, y que me han ayudado a mejorar el gasto en comida cada mes.

PASO 1: revisar la despensa antes de comprar

En primer lugar, vamos a tirar de lo que ya tenemos en casa. Muchas veces pensamos que debemos hacer la compra porque no tenemos nada, y realmente lo que nos pasa es que estamos mal organizados o que nos faltan ideas.

Lo que haremos será mirar en nuestra despensa. Haremos una lista con os alimentos que ya tenemos. A mí me gusta hacer la lista por armarios.

De esta forma, haré una lista del armario donde guardo la comida seca o las conservas. Otra lista con lo que tengo en la nevera y, por último, otra con lo que hay en el congelador.

En este último, es posible que me encuentre platos ya preparados y listos para descongelar y comer. Me gusta organizarme de tal forma que siempre sobre, por si en algún momento no me da tiempo a cocinar.

Si quieres que haga un vídeo hablando sobre cómo organiza el congelador, aunque sea pequeño, déjamelo en los comentarios.

PASO 2: Organiza tus comidas para ahorrar hasta un 50%

El segundo paso si queremos saber cómo ahorrar en la comida es hacer el menú semanal con la lista de la compra. Fíjate que, para hacerlo, estoy fijándome en la comida que ya tengo en casa.

Es posible que quiera hacer alguna receta para la que necesite algún ingrediente que no tengo en ese momento, en ese caso, intentaré sustituirlo por otro que ya tenga. Si no se puede, entonces lo apunto a la lista de la compra semanal.

La idea es que los menús estén basados en alimentos básicos como harina, huevos, fruta y verdura, carnes, pescados, etc… Intentaré, en la medida de lo posible, hacer comidas que no requieran alimentos procesados, y si lo requieren intentaré que los haya hecho yo en casa, en lugar de comprarlos.

Puedes acceder a Cultura Económica, mi escuela de finanzas, donde, además, tendrás acceso a una herramienta que te ayudará a elaborar tus menús, sin quebrarte la cabeza, además de mucha más ayuda con tus finanzas.

PASO 3: Hacer la compra. Trucos para ahorrar dinero

Ahora que ya tenemos confeccionado el menú semanal, es momento de hacer la lista compra.

Aquí fíjate que la lista ya la debo tener hecha al haber planeado las comidas. Además, si quieres ahorrar en comida, hay algunos básicos que siempre deben estar. Cada casa tiene los suyos. Yo te recomiendo que mires cuáles son los productos que se deben comprar semanalmente en tu casa. En mi caso, suele ser leche, huevos, fruta y verdura. Si quieres algunas recetas de comidas para ahorrar, déjame un comentario.

El truco para evitar gastar más de lo que tienes planeado es ir a supermercados pequeños. Cuanto más pequeño y específico mejor. Por ejemplo, si vas a una gran superficie, como Carrefour o Alcampo, siempre comprarás más de lo que tenías pensado, porque ves productos en oferta, o te acuerdas que debías comprar algo, al ver determinado producto. Mi opinión es que, si no lo habías apuntado, no era urgente, por lo que podría esperar.

En los supermercados más pequeños, como Mercadona o Lidl, también es fácil gastar más de lo debido. Piensa que la idea es ir a hacer la compra de la semana, con productos de limpieza si procede, pero en estas tiendas, suele haber más de esto. En el caso de Lidl, tienen menaje muy interesante, juguetes o ropa, y siempre acabas picando.

Y en el caso de hacer la lista de la compra en Mercadona, debemos tener cuidado, ya que siempre hay procesados novedosos, por lo que también sueles coger más de la cuenta. Incluso ahora, han sacado una sección de comida casera, que, por supuesto, es mucho más cara que hacerlo en casa, y sube mucho el tique.

Mi recomendación es ir a sitios en los que se venda únicamente comida y básicos para la casa (limpieza en general). Aunque lo que yo hago es comprar directamente en internet. Es más cómodo, ya que ahora Amazon da la opción de hacer la compra en Día, por lo que incluso es más barato. Si tu compra es superior a 50€ no te cobran costes de envío. Y si te llega algún producto roto o en mal estado, lo puedes devolver sin coste.

Lo que más me gusta de hacer la compra así, es que puedo hacerla en cualquier momento y no tengo que esperar a estar sin las niñas. Seamos sinceros, ir a comprar en compañía, y sobre todo con niños, encarece mucho la compra semanal.

Además, te lo ponen fácil, porque te indican los productos que sueles comprar habitualmente, por lo que sólo es ir pinchando si los necesitas.

¿Cómo lo estás haciendo tú?, ¿tienes algún truco para ahorrar en la lista de la compra? Compártelo en los comentarios, y así nos ayudamos entre todos.

Ahora bien, como siempre vamos a tirar de lo que ya tenemos en casa, y compramos lo justo, llegará un momento en que nos quedemos sin stock.

Paso 4: Haz un listado de tus básicos (te ayudarán a ahorrar)

Por eso debemos controlar siempre la lista de básicos de casa que comenté antes, además de alimentos secos, como arroz, pasta, cereales (de los de verdad), harinas, aderezos, etc…

Para el resto de los alimentos, tenemos dos opciones: ir a centros donde te vendan los productos en grandes cantidades, ya que será más barato, pero esto depende bastante del espacio que tengas en casa. Aunque os digo una cosa, mi casa es muy pequeña, y bien organizado todo, te caben muchos alimentos.

Otra opción es comprar el triple cuando esté en oferta, de esta forma, pagarás menos. Para los productos perecederos, siempre los puedes congelar. La mayoría de los alimentos se pueden congelar fácilmente. Eso sí, fíjate que el producto no se haya congelado previamente.

BONUS. Paso 5: Crea presupuestos para ahorrar en comida cada mes

La última recomendación que te doy es que te pongas un presupuesto para comida cada mes, y lo dividas entre las semanas del mes, así sabrás cuánto puedes gastar cada semana.

Si una semana te pasas, la semana siguiente contarás con el dinero que habías planeado menos lo que gastaste de la semana anterior.

Y si sobra, tendrás dinero extra para la semana siguiente. Si quieres más información sobre este tema, te dejo por aquí un curso de finanzas hablando sobre el tema.

Truco para ahorrar dinero con tus menús

Aquí está el punto importante: cuanto más procesado sea el alimento, más caro será con respecto al precio de sus materias primas. Muchas veces los compramos porque pensamos que ahorramos tiempo, pero realmente no se tarda tanto en hacer estas elaboraciones, y si se tarda, podemos dedicar una mañana o una tarde a hacerlas, y congelar, para tener siempre disponible.

Ejemplos para ahorrar tiempo y dinero

Por ejemplo, para mí es muy cómodo tener ajo, cebolla y pimiento picado en el congelador, porque es rápido para hacer un sofrito. Antes los compraba directamente así, pero ahora, lo que hago es comprarlos en temporada, que son mucho más baratos, prepararlos y congelarlos en bolsas de cierre automático. De esta forma tengo siempre a mano, y he pagado el precio original del producto.

Otro ejemplo son los yogures. No es un producto muy caro, pero hacerlo en casa es mucho más barato y sano. Invertí en una yogurtera y hago cada semana. El coste es el del litro de leche, más la parte proporcional de los polvos de bacterias. Os dejo el enlace en la cajita de información. Lo bueno, es que cada sobre te sirve para tres veces, por lo que hacer 7 yogures me cuestan 1€. Si te los compras de marca blanca serán más baratos, pero unos yogures de marca van a ser más caros.

Truco 1: El mejor truco para ahorrar dinero en comida

El mejor truco para ahorrar en la lista de la compra semanal es no ir a comprar, y aunque esto parezca imposible, te voy a enseñar cómo hacerlo sin morir de hambre.

El problema con la lista de la compra es que generalmente compramos más de lo que verdaderamente necesitamos, y que no nos organizamos correctamente.

Además de ir a supermercados que están estratégicamente pensados para hacernos gastar más. No son el enemigo, ellos miran por su interés, como nosotros tenemos que mirar por el nuestro.

Truco 2: crea un menú semanal

Al igual que pasa con el dinero, el tiempo y muchas otras cosas, la organización es crucial a la hora de intentar ahorrar con la lista de la compra.

Por eso, lo mejor es elaborar un menú de todas las comidas que se hacen en casa.

Si, por ejemplo, se hacen 5 comidas, porque se incluye merienda o tentempié a media mañana, debemos incluirlo también, de esta forma evitaremos llegar con hambre a esa comida y no caeremos en la tentación de comprar cualquier cosa si estamos fuera de casa, o hacer la compra con productos que sean de consumo rápido, lo que encarece mucho el ticket.

Para evitar enfrentarnos a una hoja en blanco, podemos ir haciendo una lista de aquellas comidas que cumplan determinadas características para ser aptas para un menú (desde el punto de vista económico). Estas características son:

  • Basadas en alimentos básicos (veremos luego a qué me refiero con esto)
  • Poco elaboradas
  • Pocos ingredientes para su elaboración

De esta forma conseguiremos un listado de platos básicos sin necesidad de volver al supermercado a comprar más.

Y es que ese es un problema grande, cuanto más vayamos a comprar, más fácil es gastar dinero. Pero lo veremos más abajo en profundidad.

Truco 3: Tener un stock de productos básicos

Antes de nada, vamos a definir productos básicos. Para mí, siguen las siguientes características:

  • Puedes cocinar con ellos varios platos
  • No se caducan fácilmente
  • Son baratos y se encuentran en cualquier supermercado
  • Se usan para elaborar otros alimentos, o pueden usarse como alimento en sí

Vamos a ver algunos ejemplos: el arroz, la pasta, los huevos, las patatas, la leche, la harina, legumbres, ajo, cebolla, etc…

Se trata de alimentos que dan mucho juego. Y para entender mejor la definición, vamos a verlo con otro ejemplo: ¿qué podrías cocinar con una cajita de azafrán?, bueno sí, podrías hacer un arroz, quizá algo de carne, y deja de contar.

7 trucos para ahorrar

En cambio, con un alimento básico, tienes infinidad de opciones, ya que en función de con qué lo combines, puedes obtener un plato u otro, incluso servir para una ocasión u otra.

¡Además! te pueden servir para comerlos por sí solos, por lo que necesitamos un buen aprovisionamiento de estos productos en nuestra despensa.

Voy con el último ejemplo para que quede claro: entre comprar hummus hecho y comprar garbanzos, si nuestro objetivo es ahorrar en la lista de la compra, deberemos comprar los garbanzos y hacer nosotros el hummus en casa. No sólo será más barato, sino que con la misma cantidad tendremos para muchas más ocasiones, o para otro tipo de platos.

Truco 4: Sólo comprar si es estrictamente necesario

Bien, en ocasiones lo que ocurre es que la falta de organización hace que tengamos que salir más veces a comprar.

Otras veces no es la falta de organización, sino la sensación de “no hay comida en casa”. Esto ocurre cuando tendemos a comer siempre lo mismo porque es rápido y accesible. Para evitarlo, tiraremos de productos básicos y en el momento de cocinar, haremos muchas más cantidades que congelaremos o refrigeraremos, de forma que tengamos a mano siempre comida rápida y sana.

Si quieres un buen truco para ahorrar, debes ir una única vez a hacer la compra. Sólo una vez.

Y no sólo eso, sino que cuanto más pequeño y básico sea el supermercado, mucho mejor, porque menos opciones y menos tentaciones tendrás para gastar más.

Por ejemplo, supermercados grandes tipo Alcampo o Carrefour, pueden resultar cómodos porque encuentras de todo, pero si tu objetivo es ahorrar, no es el mejor sitio para ir. Tendrás la tentación de comprar más productos de los que necesitas, y su gran variedad de productos no básicos, harán que compres comida procesada en lugar de hacerla en casa.

Otros supermercados más pequeños, tipo Lidl o Mercadona, también pueden ser peligrosos, aunque no tengan tanta variedad.

En el caso de Lidl es por la sección de bazar, que traen cosas muy interesantes a buen precio y siempre tiendes a picar con algo.

En el caso de Mercadona, aunque no tengan bazar, sí tienen muchos productos procesados novedosos o que no se suelen encontrar en otro sitio, es por esto, que la compra en este tipo de supermercados siempre se encarece.

Truco 5: Alternativas para hacer la compra y ahorrar

A mí, la que más me gusta es la compra online, ya que vas a tiro hecho, y es más difícil picar con cosas que no necesitas, porque tienes menor exposición.

El mercado de toda la vida también es una buena opción, siempre y cuando encuentres todo lo que necesitas. El problema viene cuando lo combinas con otra opción más grande, como las que hemos comentado antes, ya que puedes gastar más de lo que necesitas.

Truco 6: Compra por internet

Los softwares que usan las tiendas para hacer la compra están pensados, no sólo para conseguir que aumentes el gasto medio, sino para que no se te olvide nada. Esto que, en un principio, puede parecer una ventaja sólo para el comercio, también lo puede ser para nosotros.

En muchas ocasiones, cuando empiezas a hacer la compra, te indican una lista con las cosas que compras habitualmente, de esta forma, no tienes que andar buscando los productos, y esto hará que disminuyan las posibilidades de gastar más.

Si donde tú compras no aparece esta opción, te recomiendo que hagas uso del buscador y vayas introduciendo los elementos que necesites. Para esto, debes tener una lista de la compra, así evitarás ir buscando por secciones.

Y es que es, precisamente esto de ir buscando entre las secciones lo que evitar que puedas ahorrar dinero en el día a día. Es como ir a hacer la compra físicamente, ver otros productos que no tenías en mente, en tu lista de la compra, hace que haya más posibilidades de que acaben en tu carrito. Así que, vamos a intentar evitarlo en la medida de lo posible.

Truco para ahorrar en la compra semanal

Truco 7: Compra marcas blancas

No seré yo la que les quite importancia a las marcas, pues mi lema muchas veces es “lo barato sale caro”, pero es cierto, que las marcas blancas tienen mala prensa, y quizá deberíamos darles una oportunidad.

Es más, en muchas ocasiones, las marcas blancas de los grandes supermercados están fabricadas por las mismas empresas que crean las otras marcas, pero no llegan a poner sus colores corporativos.

Así pues, otra forma de ahorrar es evitar comprar marcas cuando sabes que la marca blanca hace perfectamente su función, y, además, te ayuda a ahorrar.

Truco 8: Mira los precios por unidad

La forma en que los precios están puestos en un supermercado es confusa. Puedes encontrar, por ejemplo, dos botellas de gazpacho, una que cueste 1,57€ y otra que cueste 2,35€. A simple vista, parece que la primera será más barata, y, por lo tanto, la tentación es cogerla, pero si comparamos los precios por litros, en este caso, podemos llevarnos una sorpresa.

Siguiendo con el ejemplo, supongamos que la primera botella, la que parece más barata en un principio, sólo trae tres cuartos de litro, es decir, 0,75litros. Y la segunda, trae 2 litros. En ese caso, bastaría con dividir el precio entre el número de litros para saber cuánto nos cuesta un sólo litro.

Para el primer caso, el precio por litro es de 2,1€ y para el segundo 1,2€ el litro. Es decir, hay casi una diferencia de 1€ por litro.

Ahora bien, la pregunta que debes hacerte es: ¿para qué necesito este producto? Si quieres el gazpacho porque estás en plena calle con 40º a la sombra y no vas a volver a casa hasta dentro de 6 o 7 horas, quizá comprar dos litros es mucho más de lo que vas a beber y acabarás tirando la botella sin acabar. En ese caso, te saldría más barato comprar la opción que en principio salía cara.

Si, por el contrario, es para consumo casero, y vas a ir directamente del supermercado a tu nevera, te recomiendo que cojas la segunda opción, ya que si no lo terminas hoy, lo harás mañana, y el litro te habrá salido mucho más barato.

Truco 9: Planea tus menús semanales

¿Conoces esa sensación de ir a nevera y pensar que no hay comida?, estoy segura de que sí. Esto suele ocurrir cada vez más porque nos hemos acostumbrado a tener la comida de forma inmediata, o bien porque es sacar del envoltorio y calentar en el microondas, o bien porque se puede consumir directamente.

En cambio, la mayoría de las casas están llenas de comida, que sí, requieren un poco más de tiempo a la hora de elaborar, pero evitan tirar de estas comidas que encarecen la compra semanal.

Si quieres ampliar la información sobre cómo elaborar menús semanales que te ayuden a ahorrar, te recomiendo que te apuntes a mi escuela de finanzas, Cultura Económica, donde tengo un curso, con una herramienta, que te ayudará a hacer menús fácilmente.

Truco 10: Hazlo en casa en lugar de comprarlo

Seguimos con los trucos para ahorrar, y en este caso vamos con una que dar un poquito de pereza, lo sé, soy la primera, pero merece mucho la pena en algunas ocasiones.

Se trata de hacer en casa en lugar de comprarlo hecho. Vale, reconozco que algunas cosas, aunque pagues un poquito más, te van a ahorrar tiempo, y, por lo tanto, no merece mucho la pena, pero en otras ocasiones, la diferencia es notable.

Por ejemplo, con las pizzas. Hacer una pizza casera te va a llevar unos 30 o 50 céntimos si me apuras. Y no sólo eso, sino que será mucho más sana.

Lo que yo hago es hacer mucha masa y congelar en pequeñas porciones, así los viernes, que es nuestro día de pizza, sólo hay que descongelar la masa y echar los ingredientes, que siempre solemos tener en casa, así evitamos comprar comidas de un sólo uso. Estas son comidas que sólo compras para una receta y nunca más vuelves a usar.

Cómo ahorrar dinero en comida (hasta un 50%)

Otro ejemplo que me está ayudando mucho a ahorrar es comprar la carne entera y despiezarla en casa. Lo sé, al principio da mucha cosa. Yo siempre pienso que al final, además de ahorrar dinero, también estoy comiendo carne de mejor calidad, ya que está menos tratada que la que compras ya cortada.

Lo hago mucho con el pollo, que aprendí a cortarlo, y ahora los compro enteros. De esta forma, congelo por partes, según vaya a necesitar y uso todas las partes que compro, sin tirar nada.

Truco 11: Sólo una persona para hacer la compra

Otra de las cosas que me ayuda a ahorrar cada semana en la compra en alimentación es ir sólo yo. Cuando lo hago con mis hijas o mi marido no llego a los objetivos que me había planteado.

Por cierto, por aquí puedes ver cómo me organizo yo la compra semanal para ahorrar casi hasta un 50%.

Ir a comprar en compañía siempre hará que gastes más, ya que son más ojos expuestos a un montón de impulsos de compra. O tienes las cosas claras, o vas con prisa, o seguro que cae algo con lo que no contabas.

De la misma forma que debe ir una sola persona, es aconsejable ir a un sólo sitio. Cuantas más veces vayas a comprar, más posibilidades tienes de comprar algo que no necesitas, o algo de lo que podrías prescindir en un principio, ya que puedes sustituir por otro ingrediente, o realmente no necesitas.

Truco 12: Destina una pequeña cantidad a compras impulsivas

Seamos sinceros. Apretarse el cinturón sólo tiene su efecto durante un tiempo, y no muy elevado de tiempo. Por eso, sólo lo debemos hacer en momento puntuales. Cuando la necesidad es muy grande. En el resto de los meses, recomiendo siempre asignar una pequeña cantidad a compras compulsivas, para evitar sentirnos mal, ni llegar con mucha ansiedad al momento en que tengamos más presupuesto, y por lo tanto gastarnos más de lo que debemos.

5 consejos para viajar barato por Europa
Cómo administrar bien mi dinero con Google Sheets

nuriahidalgo

Sobre el autor

Asesora Financiera de Negocios Online.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>