junio 22, 2021

Cómo se fijan los precios de un producto o servicio

Quizá te hayas preguntado alguna vez cómo poner precio a un producto de forma correcta.

En este artículo te voy a contar cómo hacerlo, y no es mirar los precios de la competencia. Además, al final del artículo, encontrarás un enlace para acceder a un curso de libre acceso en el que te cuento el paso a paso sobre cómo poner precios a tus productos o servicios.

¿Sabes poner precios a tus productos o servicios?

La mayoría de la gente, cuando va a poner precios, hace un estudio de la competencia.

Los hay que han visto que sus competidores venden a un precio determinado y ya generan su producto o servicio pensando en que tendrá un precio de venta similar.

Otras personas hacen un pequeño estudio de mercado en un Excel para calcular medias sobre los precios de compra de varios competidores.

Déjame decirte, que esta es una forma incorrecta de poner precios. En ningún caso debemos poner nuestros precios únicamente mirando los de la competencia. En el curso de precios verás por qué.

Cómo poner precio a un producto

La forma correcta de determinar el precio de un producto o un servicio es a través de lo que te cuesta hacerlo.

Mirar los precios de tu competencia no es una forma correcta de poner precios

Tweetea

No tendría sentido vender algo que te cuesta más de lo que vas a ganar, ¿verdad?

Es por eso por lo que debemos fijarnos en nuestros costes. A continuación, te voy a detallar cuáles son los costes que debes tener en cuenta:

Tipos de costes para poner precio a un producto o servicio

Para ver cómo poner precio a un producto o servicio, vamos a tener en cuenta dos tipos de costes: los costes fijos y los costes variables.

Los costes fijos

Son costes que tendrás que pagar tanto si vendes el producto o servicio como si no lo haces. Un ejemplo muy típico de coste fijo es la cuota de autónomos. Tienes que pagarla, vendas o no vendas, estés de vacaciones o no.

Cuidado con estos costes porque son peligrosos y pueden llegar a ahogar tu negocio.

La buena noticia es que un negocio online, en comparación con los negocios tradicionales, tiene pocos costes fijos.

Aun así, te recomiendo que, para ajustarte correctamente a tu presupuesto, compruebes siempre tus costes fijos y decidas si siguen siendo necesarios o no.

Los costes variables

Son costes que dependen únicamente de la producción. Es decir, sólo los pagarás si vendes. Si no lo haces, o estás de vacaciones, no tendrás que pagarlos. Suena bien, ¿verdad?

Te pongo un ejemplo que entendamos todos.

Si eres analista de SEO y uno de tus servicios es hacer una consultoría de la web de tus clientes, un posible coste variable sería lo que te cobra tu herramienta por hacer cada búsqueda de palabras clave.

Si no tienes estas sesiones con clientes, no incurrirás en el gasto, y sólo lo pagarás en caso de consultorías.

5 pasos que debes seguir para poner precios

Qué es el margen y por qué lo necesitas

Pero no acaba todo aquí, también necesitarás añadir a tus precios la bomba de oxígeno de tu negocio: el margen.

El margen te ayuda a hacer tu precio flexible. Es lo que pierdes en caso de hacer promociones, y lo que te salva de una hecatombe en caso de imprevistos financieros o crisis estacionales.

Piensa en el margen como un colchoncito que le sumas a tus costes para darle oxígeno a tu negocio.

Cómo establecer el precio de venta

Ahora que ya tenemos la estructura económica de tus precios, es casi momento de calcular cuál será el precio de venta.

Eso sí, no te olvides de incluir los impuestos. Tendrás que hacerlo sobre esta cifra que te ha salido. En ningún caso, ésta debe ser el precio final de venta al público.

Cómo se determina el precio de un producto o servicio
Cómo poner precios a tus productos

Como calcular tu precio de venta

Ahora que ya tienes una cifra, es momento de hacer la siguiente distinción: precios brutos vs precios netos.

Tienes que diferenciar entre la cantidad de dinero que te quedarás después de la venta, el precio neto, y la cantidad que cobrarás a tus clientes, el precio bruto.

De lo contrario, puedes tener problemas de tesorería en el momento de presentar tus impuestos.

Para calcular tu precio bruto, sólo tienes que aplicar el tanto por ciento de IVA, si te corresponde, o IRPF a tu precio neto.

Una vez hecho esto, ya puedes comparar precios con la competencia por si estás fuera de mercado y establecer las estrategias oportunas.

Cómo se establece el precio de venta
Cómo se establece el precio de venta

Recuerda que puedes acceder a mi curso sobre Cómo poner precios al que podrás acceder libremente. Son 5 clases totalmente prácticas que complementan esta información y te ayudarán a poner precios de forma correcta.

Sobre la autora

nuriahidalgo

Asesora Financiera de Negocios Online.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Presupuestos

Bajo Control


Consigue el eBook gratis

Y aprende a crear presupuestos que funcionan.

>