septiembre 27, 2021

Cómo hacer un presupuesto mensual

Enfrentarse por primera vez a una hoja en blanco para organizar tus finanzas puede ser frustrante. ¿Por dónde empiezo?, ¿qué pongo?, ¿y si finalmente no gasto esta cantidad y necesito más?, vamos a ver cómo hacer un presupuesto mensual paso a paso.

En este post vamos a ver cómo llevar un presupuesto mensual desde cero. Cuáles son los pasos que debes seguir, y qué ocurre si no te ajustas a lo que habías pensado.

¿Qué es un presupuesto?

Un presupuesto es un listado de categorías en las que puedes gastar el dinero de una economía concreta.

Podemos tener presupuesto de nuestras finanzas personales. En ese caso, elaboraremos el listado de todas las posibles categorías de gastos de nuestro día a día.

Podemos tener un presupuesto de las finanzas de un negocio. En ese caso, el listado incluirá partidas como compras, formación, personal, marketing, gastos administrativos, etc…

Es imprescindible para llevar una buena gestión de tus finanzas que elabores este listado cada cierto tiempo, de forma que sepas cuánto dinero puedes gastar y en qué categorías.

Podemos tener presupuestos que se repiten cada cierto tiempo, como los que los que he nombrado antes, o presupuestos puntuales. Por ejemplo, un presupuesto para hacer una reforma en la cocina, uno para tus vacaciones de verano o para tu próximo proyecto profesional.

Lo importante es listar y categorizar los gastos e indicar el máximo a gastar en cada partida.

Para qué sirve un presupuesto

Si has leído el apartado anterior, ya lo tendrás casi claro. Un presupuesto te ayuda a controlar tu dinero y te sirve de guía para saber cuánto debes gastar.

Además, gracias a un presupuesto, tendrás una meta de ingresos, es decir un objetivo.

Aunque la mayoría de las veces haremos los presupuestos en función del dinero disponible, en otras ocasiones, podremos comenzar por los gastos para plantearnos el objetivo de ahorro. Te lo explico bien.

Imagina que vas a hacer un viaje por EE. UU. Tienes claro tu destino y lo que quieres hacer, así que puedes ir buscando en internet el precio del alojamiento, importes aproximados de manutención, visitas y excursiones a museos y otros lugares de interés. Además, por supuesto del viaje y temas legales como el visado. La suma de todos estos importes te dará la cantidad que necesitas para tu viaje. Posiblemente no tengas esa cantidad disponible, por lo que tendrás que crear un plan de ahorro para conseguirla en su totalidad, o la parte que te falte.

Por dónde empezar a hacer tu presupuesto mensual

Lo primero que debes tener en cuenta es la cantidad que tienes disponible para gastar. Este es tu punto de partida. Y tal y como explico en este vídeo sobre cómo creo mi presupuesto personal, no tiene por qué ser la cantidad de dinero que ganas, sino la que quieres destinar a tu economía, sea la que sea la que vayas a presupuestar.

Antes de seguir, déjame que aclare algo. Hacer un presupuesto vale para cualquier economía, ya sea una economía nacional, local, personal o de un negocio. En todos los casos, se hace de la misma forma. En este ejemplo, vas a ver cómo lo hago yo con mis finanzas personales.

Ahora que tenemos esto claro, y que ya sabes cuánto dinero dispones, es momento de ver qué vamos a hacer con él. Antes de pasar a la siguiente parte del proceso, debes tener en cuenta que este dinero debes gastarlo completamente. Es decir, debes asignar cada euro a una categoría.

¿Y si luego cambio de opinión y no gasto ese dinero en esa categoría?, no pasa nada, es normal hacer cambios a lo largo del mes, y esto lo veremos en la parte en que hablo sobre qué hacer cuando nos salimos de presupuesto.

Qué ingresos te ayudarán a hacer tu presupuesto

Esto depende el presupuesto que estés haciendo.

Si por ejemplo, se trata de un presupuesto personal, entonces escogeremos entre los siguientes:

  • Sueldo: el importe íntegro de tu nómina. Recuerda que en el presupuesto debes incluir todas las partidas a las que destinarás tu dinero.
  • Paro u otras prestaciones: si por el contrario no estás trabajando actualmente, pero obtienes ayudas para encontrar trabajo, es, también, una magnifica fuente de ingresos para hacer tu presupuesto.
  • Becas: si eres estudiante, posiblemente tengas ingresos limitados, pero esto no te impide hacer un presupuesto, todo lo contrario. Es el mejor momento para acostumbrarte a este saludable hábito.
  • Ahorros: ¿para qué es el ahorro si no es para gastarlo en el futuro?, es posible que hayas estado ahorrando con un cometido, como el ejemplo que ponía del viaje a EE. UU., y es una buena fuente de ingresos para confeccionar tu presupuesto.
  • Otras rentas: si tienes una buena cantidad invertida en bolsa, por ejemplo, los dividendos pueden ser cuantiosos y te servirán como fuente para crear tu presupuesto. Ojo, porque esto no es recomendable en el caso en que tengas pequeñas cantidades invertidas. En ese caso, te recomiendo que reinviertas los dividendos.

Cómo establecer los objetivos de tu presupuesto personal

Ahora que ya tienes claro qué es un presupuesto, es momento de empezar a crearlo, pero quizá te estés preguntando cuáles son las categorías que debes poner en tu listado. Antes de eso, vamos a definir tus objetivos.

El ahorro es fundamental en cualquier organización de dinero. Eso sí, de poco sirve ahorrar por ahorrar, ya que la inflación (sobre todo si estamos en un momento de alta inflación) se comerá la capacidad adquisitiva de tu economía. Debes planear el ahorro con un fin, un sentido, y si no lo tienes, en lugar de acumular el dinero, inviértelo.

A continuación, te voy a dar algunos consejos que te ayudarán a establecer tus objetivos financieros:

  • ¿Cuáles son tus prioridades?: ¿Qué es lo que quieres conseguir?, quizá necesites una reforma en el salón de tu casa, pero ahora no puedes afrontarla, es por ello por lo que debe convertirse en un objetivo financiero para ti.
  • ¿Cuá es la naturaleza de tus ingresos?: no es lo mismo obtener unos ingresos recurrentes seguros si eres funcionario, que unos ingresos variables que proceden de un negocio propio. En el primer caso, tus objetivos pueden depender menos del ahorro que en el segundo caso, ya que debes guardar dinero para momentos de menos ingresos.
  • Establece el plano temporal de tus objetivos: quizá tu objetivo sea a corto plazo, como la amortización de una deuda puntual, o a largo plazo, como el caso de la jubilación.
  • La flexibilidad será tu mejor aliado. Cuando de dinero se trata, nunca hay nada seguro, por este motivo te recomiendo que siempre seas flexible, sobre tod si haces presupuestos de un mes. Sabes lo que harás hoy, incluso la semana que viene, pero pueden surgir un montón de imprevistos de aquí a dos o tres semanas.

Establece las categorías de tu presupuesto

A continuación, debemos pensar en qué vamos a gastar ese dinero. Y para que sea más fácil hacerlo, vamos a diferenciar entre dos tipos de gastos:

  • Gastos fijos: suelen ser facturas, o cantidades fijas de ahorro cada mes.
  • Gastos variables: son gastos que pueden ir cambiando a lo largo de los meses: alimentación, salir a comer fuera, etc…

Te recomiendo que hagas un listado con cada categoría en función del tipo de gasto que sea. Por ejemplo, tal y como hago yo en el vídeo, podríamos separarlos así:

Gastos fijos Gastos variables
DeudasAlimentación
Gastos de casaGasolina
SaludSalir por ahí
ProvisionesCompras
Mascotas
Colegio
Ahorro
Ejemplo de categorías por tipo de gastos para hacer un presupuesto mensual

Las categorías las estableces tú, pero sigue siempre esta regla: que no sean demasiado genéricas como para no saber a qué se refieren las cantidades, y que no sean demasiado detalladas, como para tener tantas categorías que te sea difícil hacer un análisis.

Yo te recomiendo que empieces a asignar cantidades a las categorías fijas. De esta forma sabes cuánto te queda para el resto, y sabes también cuánto dinero asignar a cada una de ellas.

Vale, pero ¿cómo saber cuánto dinero debo asignar a cada categoría? Es fácil, descarga de tu banco los movimientos de los últimos tres meses y organízalo según las categorías que se correspondan con tu economía, además de hacerlo según tipos de gastos, como hemos visto arriba.

Si necesitas ayuda para organizar mejor los históricos del banco, te recomiendo que veas el curso de Presupuestos que hay en mi escuela de finanzas, donde te ayudo a organizar las finanzas de los últimos meses para empezar a hacer lo mismo con las actuales.

La idea es que vayas “gastando” el dinero que tenías asignado en un principio en cada categoría hasta que no te quede nada, tal y como hago en el siguiente vídeo:

Revisa tus presupuestos cada cierto tiempo. Crea un hábito financiero

De poco tiempo te sirve haber estado una hora planeando lo que vas a gastar en cada categoría si después no lo cumples.

Como te dije más arriba, los planes pueden cambiar de dos a tres semanas vista, y lo que pensabas que ibas a gastar no lo gastas, y gastas en otra cosa que no habías planeado. Por esto, si, al menos, una vez a la semana vas controlando que los gastos están dentro de presupuesto, todo irá mejor. Un truco para hacerlo es dividir los gastos en semanas, así tendrás más control.

Pero ¿qué ocurre si has gastado más de lo que pensabas?, te lo cuento a continuación.

Qué ocurre si un mes te sales de presupuesto

Bueno, ahora que ya tenemos claro cómo empezar a hacer un presupuesto en la teoría, vamos con lo que pasaría en la práctica.

¿Qué ocurre si habías asignado 300€ a alimentación, por ejemplo, y finalmente debes gastar 350€?, ¿tendríamos que aportar más dinero a esta economía?

La respuesta es no. No hay que aportar más dinero, de lo contrario caemos en el efecto saco roto.

Lo que debemos hacer es coger esos 50€ que hemos gastado de más de otra categoría en la que no hayamos gastado todavía todo.

El truco para que siempre haya alguna categoría con dinero sobrante, es dividir el gasto por categoría por semanas. Obviamente sólo lo haremos de las categorías variables, que serán las únicas con las que podremos jugar.

Dividiendo las cantidades entre 4 o 5, dependiendo del número de semanas que tenga el mes, conseguimos acotar todavía más la cantidad que debemos gastar en cada semana.

De esta forma, si en Salir por ahí tenemos 100€, podremos gastar 25€ a la semana, por lo que, durante dos semanas, no podremos gastar nada, para transferir ese dinero a la categoría de Alimentación.

Ten cuidado con la categoría de alimentación. Se suele ir mucho dinero aquí, sobre todo si haces la compra semanal en grandes superficies. Te recomiendo que leas este artículo sobre cómo ahorrar dinero en comida.

Aplicaciones que te ayudará a hacer tu presupuesto mensual

Usar lápiz y papel para crear presupuestos hoy en día es complicado y tedioso. Afortunadamente, podemos poner la tecnología a trabajar para nosotros, y cada vez hay más aplicaciones que nos ayudan a hacerlo.

Sin duda, la mejor es una hoja de cálculo. Es versátil y te permite hacer cualquier tipo de cálculos, además de seguir cualquier método que te venga bien: sobres o categorías, 50-30-20, presupuesto cero, etc… Eso sí, tiene un gran inconveniente y es que si no sabes usarlas, te puede resultar complicado empezar con ellas.

Si eres de los valientes que quieres darle una oportunidad a esta maravillosa herramienta, por aquí te dejo un artículo donde te enseño a gestionar tu presupuesto con Google Sheets.

Otras opciones son las aplicaciones que vienen asociadas al banco. Normalmente cada banco tiene la suya propia y te permite editar las categorías y crear objetivos de ahorro. Son interesantes si no quieres un análisis muy exhaustivo.

Por otro lado, nos encontramos las aplicaciones del móvil. Muy útiles para llevar el control al día, ya que se suelen vincular con tu banco. Yo he probado Spendee, y aunque ya no la utilizo, es una buena opción.

Conclusiones

Hacer un presupuesto no es difícil si sabes cómo empezar. El lienzo en blanco siempre es complicado, pero si tienes un método es sólo cuestión de práctica ir mejorando la situación financiera.

Te recomiendo que te fijes en las cantidades que vas poniendo cada mes, porque te darán una pista para saber por dónde tirar. Incluso, cuando lleves un año, verás que hay tendencias en algunos meses, por ejemplo, en noviembre y diciembre se suele disparar el gasto en Compras, por el Black Friday y las Navidades. De la misma forma que los Gastos de Casa es posible que bajen durante los meses de verano, ya que no hay gastos en calefacción.

Y si necesitas un método pautado, te recomiendo que entres en mi Escuela de Finanzas, donde te enseño cómo organizar con éxito tu dinero en 8 pasos.

Cómo empezar a organizar tus finanzas si eres emprendedor
Cómo organizar tus finanzas – 5 errores que estás cometiendo

nuriahidalgo

Sobre el autor

Asesora Financiera de Negocios Online.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>